Perdiendo peso ¿Puedo desayunar en el trabajo? Sí pero no la típica tostada.

Es una de las dudas más típicas en consulta, propias de pacientes que empiezan su proceso de pérdida de peso. Ante la misma, siempre les indico que uno de los escollos de la dieta típica española es precisamente la tostada de media mañana. El hecho de que en España el desayuno mayoritario antes de salir de casa sea un triste café para horas más tarde, en el descanso del trabajo volver a desayunar la típica tostada de pan, ya sea integral o no, con o sin tomate y/o aceite de oliva o mantequilla, es una de las grandes causas de la obesidad y el sobrepeso de personas de edad media. 

Más allá del tema integral o no, calorías o no, el problema del desayuno típico español de media mañana radica en el comportamiento de nuestro músculo (y otros tejidos periféricos) frente a la insulina.

La resistencia a insulina es una situación de falta de respuesta de los tejidos periféricos, normalmente la musculatura esquelética, frente a la misma, cuando se dan dos circunstancias tales como: gran cantidad de insulina en sangre; aparición continua de picos de insulina en el día a día. Es decir, si por un lado personas que presentan descargas de insulina masivas ante estímulos como alimentos dulces, exceso de azúcares y carbohidratos en la dieta, y por otro lado si el picoteo es continuo a lo largo del día, la insulina saldrá minuto sí minuto no a la palestra. Frente a esta situación el músculo se defiende. Esto genera una falta de utilización de la glucosa por parte de los tejidos, dando lugar a un cocktail idóneo para generar obesidad: glucosa ociosa no quemada y hormona insulina en exceso. Recuerda que en la insulina encontramos el origen de la obesidad (lee aqui). 

No obstante hay casos en los que los tejidos periféricos se hacen resistentes a la insulina de forma “fisiológica”, es decir, “no patológica” como ocurre durante infecciones, inflamaciones, o estados febriles. En estos casos se le da prioridad a la utilización de la glucosa a células del sistema inmunológico, para asegurar el suministro de nuestras defensas en esta situación de resolución de la infección o el ataque al que nos enfrentemos. Esto se consigue impidiendo que el músculo consuma dicha glucosa haciéndolo resistente a la insulina. 

Hay otra situación de resistencia a insulina fisiológica que es la propia tras estados de ayuno de más de 12h, tiempo de ayuno que propicia la derivación de recursos energéticos hacia sistema inmune y sistema nervioso central, cerrando igualmente la entrada de glucosa en músculo (este es el motivo por el que no es aconsejable romper un ayuno de más de 12h con azúcares e hidratos). Recuerda que glucosa no utilizada será materia prima para la síntesis de grasa. En esa situación de resistencia a insulina fisiológica, pasadas más de 12h desde la cena…llegas tú y te endiñas la tostada en la cafetería, a media mañana. ¿Dónde va el azúcar de ese pan? con esa situación de incapacidad o disminución de utilización de la glucosa por parte del músculo, no te quepa duda que irá caminito de engrosar tejido adiposo.

Para saber más….te dejo este libro para el verano!

Eduardo Agudo Aponte

Nutricionista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *