Dieta en Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) se da en mujeres en edad fértil y suele ser una de las principales consultas en Nutrición Clínica, ya que está íntimamente relacionado con el sobrepeso y obesidad.

Se trata de un conjunto de síntomas derivados de la excesiva producción de hormonas masculinas en la mujer, lo que de primeras se manifiesta con reglas irregulares o inexistentes, además de otros síntomas cutáneos como acné, exceso de vello corporal e incremento del peso.

Las causas no están determinadas. Lo que sí tenemos claro por ahora es que existe un componente genético importante.

La relación con el sobrepeso viene dada porque en las mujeres que sufren SOP se observa un exceso en la producción de insulina. La insulina es la hormona producida por el páncreas, encargada de regular los niveles de azúcar en sangre, facilitando la entrada de esa glucosa en las células. Un exceso de insulina no trabaja bien. Más de una vez he escrito sobre la insulina y su relación con el exceso de peso (lee aqui).  La insulina debe secretarse en sus óptimos niveles, ni más ni menos. Cantidades mayores de las necesarias de esta hormona, hacen que no realice bien su función, lo que produce una mala regulación de los niveles de azúcar en sangre. Esto a su vez sobreestimula el páncreas, que libera más insulina aún. Es decir, la pescadilla que se muerde la cola. Así que, la glucosa «no quemada», antes que quedar alta en sangre y desarrollar una diabetes tipo 2, de las que las mujeres con SOP tienen alto riesgo, a guardarse en forma de grasa en el tejido adiposo. SI a esto le añadimos que con insulina presente en sangre, las células del tejido graso no liberan grasa, y ésta no se quema, ahi tenemos el caldo de cultivo idóneo para desarrollar un sobrepeso o estado de obesidad que no va a revertir con dieta tradicional.

Pero, ¿quién fue antes, el huevo o la gallina? ¿Se desarrolló primero el SOP y a raíz de ahí el hiperinsulinismo? o por el contrario, ¿mujeres que ya sufrían de sobrepeso luego desarrollaron SOP? Pues la verdad es que no sabría que responder. No hay estudios concluyentes. Lo que sí puedo afirmar es que son mujeres no respondedoras a dieta hipocalórica tradicional. Moverse más y pasar hambre no tiene sentido, en ningún caso, pero aún menos en este tipo de pacientes.

El abordaje dietético debe estar basado en una dieta muy baja en carbohidratos, cuando no exenta, con una cantidad de grasas de calidad antiinflamatoria (omega 3, 6 y 9) considerable, además de un correcto aporte de proteína, además acorde a la actividad física que debe recomendarse en estos casos, de tipo preferiblemente musculación.

Puede ser recomendable suplementar con Picolinato de Cromo en caso de observar valores analíticos alterados del metabolismo glucídido (glucosa basal, insulina, índice HOMA y hemoglobina glicosilada).

Eduardo Agudo Aponte

Nutricionista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *