Entendiendo la insulina, entendiendo el sobrepeso

Entender a la insulina es entender la base del problema

Si entendemos el metabolismo y el mecanismo de funcionamiento de las hormonas que regulan el proceso de la nutrición entenderemos la base de la mayoría de los problemas metabólicos que nos acechan hoy día como puede ser el sobrepeso, la obesidad, la diabetes, etc.

Cada vez que comemos un alimento azucarado o rico en hidratos de carbono el nivel de glucosa en sangre se incrementa. Ese incremento estimula al páncreas que responde liberando insulina para nivelar el nivel de glucosa en sangre que se ha visto incrementado por la ingesta del alimento en cuestión.

La insulina actúa, explicado de forma muy gráfica, como una escoba que barre la glucosa de la sangre para echarla a la caldera y producir energía, esto es, introducirla en el tejido principalmente muscular y hepático, o bien para guardarla debajo de la alfombra, esto es estimulando a su vez a la hormona lipoproteinlipasa  que produce el aumento de grasa en el tejido adiposo a partir de ese azúcar, e inhibe a otra hormona, la trigliceridolipasa, que se encarga de liberar ácidos grasos desde el tejido adiposo a la sangre par ser utilizados. Es decir, después de comer todo se prepara para liberar energía y almacenarla en forma de grasa.

El problema surge cuando esa escoba no es suficiente o no barre correctamente los azúcares de la sangre a los tejidos, o mejor dicho, no es capaz de abrir la puerta de las células en las que debe entrar la glucosa (Resistencia a Insulina o RI). Por tanto, después de una ingesta, esa glucosa no baja en sangre, por lo que el páncreas es nuevamente estimulado, liberando aún más insulina a la que los tejidos siguen siendo resistentes, de forma entramos en un bucle sin salida donde lo único que conseguimos es un incremento de los niveles de insulina en sangre que llamamos hiperinsulinismo secundario.

El hiperinsulinismo secundario suele estar relacionado con la obesidad y la diabetes tipo 2. Por un lado el páncreas se ve sobreexplotado y estresado por lo que es posible que un día deje de funcionar. Diabetes. Por otro lado, si nos encontramos con un exceso de glucosa (energía) en sangre y además de insulina (que abre la puerta de entrada de glucosa del tejido graso para incrementar los niveles de grasa, mientras cierra la puerta de salida de la misma)… Obesidad.

El hiperinsulinismo secundario se puede mejorar bajando el peso corporal mediante alimentos ricos paradójicamente en hidratos de carbono, pero ojo! aquellos que presenten un menor índice glucémico (IG). Concepto nuevo, apunten. El IG de un alimento nos da la información de la mayor o menor subida de azúcar en sangre frente a otro alimento a igual número de calorías. Es decir, si consumes 100Kcal de arroz y la misma energía aportada por un par de manzanas, pero observamos que a igual energía aportada el arroz sube más la glucosa en sangre que la manzana, podemos afirmar que el arroz tiene mayor IG que la manzana.

Se ha establecido que alimentos como patatas, pasta, arroz o legumbres, tienen un alto IG y el exceso de su consumo a la larga aumenta la RI  y por tanto puede producir hiperinsulinemia, obesidad y diabetes. Otros alimentos como verduras, frutas, hortalizas son considerados de menor IG y por tanto deberían ser más protagonistas en las recomendaciones dietéticas a la población (como ya en USA empiezan a serlo).

¿Será este mi caso? puede que sea una de las causas de vuestro sobrepeso u obesidad, en caso de sufrirlo. Simplemente, obsérvate, conócete a ti mismo. Respondete a estas preguntas:

¿no tengo hambre por las mañanas al levantarme? ¿no suele apetecerme un buen desayuno? ¿me suele aparecer ansiedad por la comida durante la tarde? ¿me siento todo el día cansad@ con falta de energía? etc. etc. Intenta cambiar la distribución de la energía aportada a lo largo del día comiendo 5 o 6 veces al día, comiendo alimentos de bajo IG combinados con alimentos ricos en proteínas (carnes, pescados o huevos y sus derivados) y haz algo de ejercicio. Al principio será duro, será una gran batalla contra ti mismo pero te ayudará a ganar la guerra!

Si quieres saber más sobre nutrición, este libro es para ti.

11 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *